Primera Planta

En la primera planta del Al-Vivaque descubrimos un recibidor que da acceso a la escalera que nos conduce hasta la segunda planta y un espacio diáfano en el que se encuentra la habitación. En ella, una cama de matrimonio de 1,50 donde podremos descansar impregnándonos de la calidez y los vapores árabes de su ambientación. Lo más destacable es que la ducha y el lavabo están elegantemente integrados dentro de la sala, aportando pasión y sensualidad a nuestra estancia. Además, en esta planta baja, contamos con un pequeño aseo.